Tips (legales) para crear una marca

tips crear marca xoo studio

Cuando hablamos de creación de marca, y más si quien habla es un estudio de comunicación y diseño, el cerebro nos transporta en territorios de pantones, tipografías, tendencias, símbolos y las eternas dudas sobre si las mayúsculas son preferibles a las minúsculas, o al revés.

Pero ay..! En paralelo a toda la ilusión y expectativas creativas que acompañan a la creación de una marca, hay que ligar muy de cerca toda una trama registral, legal y burocrática, igual de importante. No hacerlo puede traer muchos disgustos, tanto al cliente como al diseñador o la agencia.

Por eso hoy hablaremos de los pasos para la creación de una marca desde este punto de vista: el legal. Dejamos para otro día la creación de una marca desde un punto de vista artístico o creativo, que también dan para mucho.

Creación del naming

En el proceso de creación de cualquier marca, el naming (del inglés, nombrar) o ponerle nombre, es el primer paso. Dicho esto: ¿podemos ponerle el nombre que más nos apetezca? Este que nos llega en un momento de máxima inspiración, y que cuando verbalizamos nos parece tan genial, increíble y nos hace sentir taaaaan habilidosos y afortunados con el hallazgo…. ¿? Pues… la mayoría de las veces, desgraciadamente no. Porque (¡ya es mala suerte!) habitualmente resulta que se le ocurrió a alguien antes que a nosotros. Y además, lo registró. Así que no hay más remedio que rehacerse del disgusto y empezar a pensar otra vez.

Para contrastar si un naming que nos gusta ya está en manos de otros, hay 2 fuentes que tenemos que consultar:

Para que estos dos registros no condicionen la tarea creativa, os recomendamos empezar elaborando libremente una lista de namings. Una vez tengamos unas 10-15 propuestas que demos por buenas, podemos consultar si ya están registradas. No os hundáis, ya os avisamos que en el mejor de los casos, los registros tumbarán la mitad de las propuestas de vuestra lista.

Aquí os facilitamos donde podéis contrastar los namings:

Patentes y marcas
La Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) es el organismo que se ocupa, entre otros temas, del registro de las marcas y nombres comerciales. La OEPM ofrece en su página web un práctico buscador de marcas registradas (o en proceso de registro), que resulta muy útil para revisar, en la fase de naming, si los nombres que tenemos como candidatos para nuestro proyecto ya están registrados.

Localizador de la OEPM:
http://sitadex.oepm.es/localizador/homelocalizador.jsp

Y aquí va nuestra primera recomendación: si tenéis un nombre que ya aparece registrado en patentes y marcas, lo mejor es que os lo quitéis de la cabeza, y vayáis a por otro. Dicho esto, hacemos una aclaración importante: esta no es la recomendación de un abogado. Es la recomendación de una ejecutiva publicitaria, que para el caso es un emisor de menor rango. La nuestra es una recomendación desde la experiencia.

Recuerdo que en una ocasión diseñamos una marca para un cliente, y a medio proyecto encontramos que había una marca con el mismo nombre (naming). Parecía una empresa “dormida”, o directamente “muerta”. Esta marca no había hecho nada, se investigó y no había actividad económica, tampoco se habían comprado dominios en internet. Nada. Cero. Silencio.

Después, además, hay más detalles: cuando se registra una marca, se registra para una categoría/as de actividad económica. Nuestro cliente finalmente decidió que, dado que la marca estaba inactiva, y además iba registrada en una categoría de actividad económica diferente de la suya, no habría ningún problema. Así que el proyecto tiró adelante con el naming.

Pero cuando finalmente tuvimos la marca, y se llevó a registro…¡Zas! La compañía inactiva que teóricamente no existía, apareció de la nada reclamando la propiedad intelectual del nombre, denegando el registro y solicitando el cambio de marca así como la paralización de cualquier pieza publicitaria o de cualquier tipo en la cual apareciera SU nombre. Así que ojo, incluso si os dicen que no pasa nada si hay otra empresa con el mismo nombre que el vuestro, pero en otra categoría de actividad. Si pasa. Igual todo acaba en nada, pero habrá minuta de abogado de por medio.

Registro de dominios
Este es el segundo filtro que tiene que pasar cualquier naming. Vamos a suponer que después de revisar nuestros namings candidatos en Patentes y Marcas han sobrevivido 5 propuestas, lo siguiente es contrastarlas en un registro de dominios de internet.

Os recomendamos, por ejemplo, Nominalia:
http://www.nominalia.com/domains/

Una vez más, si vuestro naming aparece registrado con terminación de dominio .es o .com, mi recomendación es que os olvidáis del tema. Conformarse con registrar uno .net o uno .biz o sucedáneos… ¡Ni hablar! En el futuro esto comportará problemas para vuestros clientes potenciales os encuentren en internet. O tenéis uno .es/.com, o a por otro nombre.

Una fórmula con posibilidades es crear namings inventados, es decir: una combinación con buena sonoridad, pero que no corresponda a ningún idioma. Por eso también el auge de namings que se inspiran en el latín o el griego, pero sin llegar a serlo.

En cualquier caso, tenéis que llegar a conseguir un naming que esté libre, libre, libre, como un pajarito. Que no aparezca registrado en ningún lugar, o tarde o temprano llegarán los problemas (legales). Una vez lo tengáis, el nombre puede pasar al siguiente estadio, diseño, donde se creará la marca visual.

Cuando hayáis acabado todo el proceso, toca lo más importante: ir a ver un abogado, y que se ocupe de de registrar la marca si no queréis que alguien detrás vuestro os la pueda copiar en el futuro, o incluso peor: ¡Reclamaros la marca!

No suena fácil porque no es un proceso fácil. Una buena recomendación es que os encomendéis a un estudio o agencia de comunicación para se ocupen ellos de este proceso. Os pasarán propuestas ya pasadas por todos los filtros, y os evitarán pérdida de tiempo y disgustos. Podéis contactar con Xoo Studio, para poner un ejemplo.

Escrito por
More from Silvia Pérez

Branding a pasitos

Si digo Coca-cola tú piensas “felicidad”. Si digo Apple piensas “innovación”. Si...
Leer más