¿Y tu web, le gusta a Google?

xoo seo google pàgina web terrassa

¡Ya está! Por fin puedes dar por terminada tu página web. Ahora ya solo queda esperar a que los clientes lleguen a ella y compren tu producto. Peeero pasan los días, semanas, incluso meses y aquí no entra nadie. Antes de que te empieces a tirar de los pelos, vayamos a la raíz del problema. El SEO.

Puede ser que tu producto sea bueno. Buenísimo. El mejor. Pero eso no va a servir de nada si nadie se entera de que existe. Para eso está el SEO. Piensa que hay más de 1.000 millones (sí, millones) de páginas web en internet y seguramente muchas de ellas hablen de lo mismo que la tuya o vayan a por el mismo cliente. Entonces, ¿Cómo sobresalir entre toda esa masa de páginas web?

Fácil, gustándole a Google. Puedes imaginar a Google como un árbitro que decide qué web es interesante y cual no. Pero, ¿cómo gustarle a Google? Aquí es dónde el SEO entra en juego.

Para entender bien qué es y cómo funciona el SEO hay que saber que existen dos tipos de SEO: El SEO On Page y el SEO Off Page.

Cuando hablamos de SEO On Page nos referimos a la serie de técnicas y mejoras que puedes hacerle a tu página web para mejorar tu posicionamiento en buscadores.

El SEO Off Page, por el contrario, es el conjunto de factores externos a la página web.

Una vez sabido esto, es importante tener presente que tanto uno como el otro son determinantes para que Google decida si nuestra página web es interesante o no para nuestros potenciales clientes.

En futuros posts entraremos más en detalles sobre qué técnicas integran cada uno de los tipos de SEO y cuales son más efectivas, pero a modo resumen:

Dentro de estos grupos quizás podamos hacer subdivisiones en otros grupos más concretos, pero a modo de vistazo general con esto tenemos suficiente.

Ahora bien, hay que tener claro que todas estas técnicas, bien utilizadas nos pueden convertir en la niñita de los ojos de Google pero dándoles un uso incorrecto o fraudulento nos pueden llevar al limbo de los buscadores, es decir, a desaparecer.

Años atrás, el buscador de Google no era tan avanzado como ahora a la hora de detectar prácticas poco éticas y esto era aprovechado por algunos (muchos) programadores web. Esto hizo reaccionar a las mentes de Google y ponerse a trabajar en métodos más inteligentes y efectivos para neutralizar desviaciones. Año tras año Google ha ido renovando sus bots y sus algoritmos, haciéndolo mucho más eficaz, hasta llegar hasta dónde estamos ahora, que es mucho más difícil saltarse las comprobaciones de Google.

Si utilizamos estás técnicas conscientemente buscando aprovecharnos de ellas, estamos haciendo Black Hat. Hay que tener claro que son técnicas desaprobadas por Google, y por lo tanto penalizadas. Sólo programadores y especialistas en SEO con mucha perícia y horas de navegación a sus espaldas pueden burlar los estrictos controles de Google. Así que hay que andarse con ojo.

Ejemplos de Black Hat?

En el SEO On Page:

  • Keywords o palabras clave que no tienen nada que ver con lo que ofrecemos en nuestra página web.
  • Uso malintencionado de las etiquetas HTML.
  • Esconder palabras clave en la página.
  • Uso abusivo de palabras clave, etc.

En el SEO Off Page:

  • Enlaces artificiales (ya sean comprados, intercambiados, de blogs satélite, etc).
  • Visitas falsas para hacer creer a Google que nuestra web es muy frecuentada.
  • Crear perfiles sociales falsos que apunten a nuestra página web, etc.

La lista puede ser mucho más larga. Si queréis conocer un poco más las diferencias entre el SEO “bueno” y el SEO “malo”, suscribíos al blog y estad atentos a próximos posts.

More from Eduard Martín

Las 6 claves del SEO On Page

En anteriores post explicábamos, a modo resumen, que el SEO se divide...
Leer más